El Arranque. Parte I

Fui con la furgo y el Remacha hasta Tierga…. Ya habían empezado. Hacía frío. Ataban una cadena al tronco y el tractor tiraba de ellas hacia arriba….la tierra apelmazada alrededor se hinchaba y se abría. Podías oír los crujidos de las raíces bajo tus pies…las cepas salían enteras una.. otra… otra….. otra….la viña iba quedando vacía…solo la tosquilla como una moqueta de pizarra desmigajada y los huecos abiertos, inflamados…una tierra más fresca y más roja brotaba de ellos como de heridas sangrantes. En la parte de atrás de la furgo 24 cepas con las raíces rotas, entre sus nudos hay tierra y piedras, como si se hubiesen resistido a ser arrancadas….parece increíble que bajo esa madera muerta haya toda esta vida fresca que se desangra….arranco y me siento el conductor de una ambulancia. Miro por el retrovisor y siento que debajo queda la otra viña, la viña enterrada, la viña invisible, la maraña de raíces que han ido abriéndose camino durante 75 años entre la oscuridad y la pobreza de esta tierra….también desaparecerá en silencio ahí abajo….la esencia de una Garnacha irrepetible….y llegarán los hielos esta noche…y nada….nada.

El arranque. Parte I

Pura Garnacha.  La Calandria (@puragarnacha)
www.puragarnacha.com

Share
Esta entrada fue publicada en La Calandria y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario